used with mobile nav - no delete

Lo Que Creemos

Lo Que Creemos

DE LAS ESCRITURAS
Creemos que la Biblia es verbalmente la inspirada Palabra de Dios, sin error en las escrituras originales y la suprema autoridad en doctrina y práctica. (2 Tim 3.16-17; 2 Pedro 1:21, Juan 17:17)

ACERCA DEL DIOS TRINO
Creemos en un sólo Dios eternamente existiendo en tres personas iguales: Padre, Hijo, Espíritu Santo. Cada uno tiene la misma naturaleza y atributos pero es distinto en oficio y actividad. (Mateo 28.19, 2 Corn. 13.14)

ACERCA DE LA PERSONA Y OBRA DE CRISTO JESUS
Creemos el Señor Jesucristo, el eterno hijo de Dios, vino a ser hombre sin dejar de ser Dios. Fue concebido del Espíritu Santo y nació de la virgen María, para poder revelar a Dios y redimir al hombre pecador. Nosotros creemos que EL cumplió nuestra redención a través de su muerte en la cruz como un substitucionario sacrificio. Nosotros creemos que nuestra redención y salvación son garantizadas por su literal, física resurrección de la muerte. (Juan 1.1, 14, 18; Lucas 1.35; Romanos 3.24-26; 4.25).

ACERCA DE LA PERSONA Y OBRA DEL ESPÍRITU SANTO
Creemos que el Espíritu Santo es una persona que restringe maldad en el mundo y convence al hombre de su pecado. También regenera los que reciben a Cristo como Salvador, los bautiza dentro de la Iglesia, El Cuerpo De Cristo, habita permanentemente en ellos, los sella hasta el día de redención, regala dones espirituales a cada uno y llena a los que se lo permiten. (Juan 16.7-11, Juan 3.8; 1 Cor. 12.4-11, 13; Efesios 4.30 5.18)

ACERCA DE LA CREACIÓN
Creemos que Dios creo todas las cosas en los cielos y en la tierra y que existen por su poder. (Génesis 1.1; Col. 1.16-17). Creemos que el hombre fue creado inocente y en la imágen de Dios, pero que él pecó trayendo la muerte física y espiritual a él mismo y su posteridad. Creemos que el hombre ha heredado una naturaleza pecaminosa, se ha alejado de Dios y esta necesitando salvación. (Genesis 1.27, 2.17; 3.19, Efesios 2.1-3)

ACERCA DE LA SALVACION
Creemos que salvación es un regalo soverano de Dios y es recibido por el hombre a través de fe personal en Jesucristo y Su sacrificio por el pecado. Creemos el hombre es justificado por gracia a través de fe aparte de las obras. (Hechos 13.38-39; Rom. 6.23; Ef. 1.4-5 y 2.8-10). Creemos que todo creyente verdadero elegido de Dios, una vez salvo, tiene seguridad en Cristo por siempre. (Rom. 8.1, 29-30; Juan 10.27-30)

ACERCA DE LA IGLESIA
Creemos que la Iglesia, El Cuerpo y Novia De Cristo, es un organismo espiritual, está constituida de todo aquel que es nacido de nuevo, personas de estos días presentes. Creemos que la Iglesia empezó en Pentecostés y que un creyente está puesto en la Iglesia por la obra bautizadora del Espíritu Santo. (Efésios 1.22-23; 1Cor. 12-13; 10.32).

Creemos que la Iglesia local es una asamblea de profesados creyentes en Jesucristo quien voluntariamente se reúnen en un local con los propósitos de adoración, estudio bíblico de La Palabra de Dios, observar las ordenansas, compañerismo cristiano, equipando para la práctica del servicio del Reino, específicamente manejando nuestras vidas con el propósito de cumplir la Gran Comisión (Hechos 2.42-47, 1 Cor. 1.1-2; Efe 4.11-13; Mateo 16:18; 28.19-20).

ACERCA DE LAS ORDENANSAS DE BAUTISMO Y LA SANTA CENA
Creemos que Cristo instituyó las ordenansas del bautismo en agua y La Santa Cena, los cuales deben de ser observados por los creyentes hasta que el Señor regrese. (Mateo 28.19-20; 1 Corn. 11.23-26). Creemos que por el bautizo en agua un creyente es públicamente identificando con su Señor y que infantes de padres creyentes pueden ser dedicados al Señor pero no deben de ser bautizados, hasta que ellos pueden personalmente articular su fe y el propósito del bautismo. Creemos que La Santa Cena es un memorial de la muerte de Jesús, los elementos son símbolos de Su cuerpo y sangre. Creemos cada Cristiano tiene el derecho de participar de los elementos de La Santa Cena pero la participación siempre debe ser con reexaminación solemne y personal.

ACERCA DEL ESTADO ETERNO
Creemos que las almas de los creyentes en Jesucristo, al morir, inmediatamente pasan a su presencia, y ahí permanecen en conciente y completa felicidad hasta la resurrección del cuerpo en Su Venida por La Iglesia, cuando alma y cuerpo reunidos serán asociados con El para siempre en gloria. Creemos que las almas de no-creyentes siguen- después de la muerte en constante miseria en el Hades hasta el juicio final del Gran Trono Blanco al cierre del milenio cuando alma y cuerpo reunidos serán hechados al Lago de Fuego, no siendo destruidos, sino castigados con separación eterna de la presencia del Señor (Lucas 16.19-26 23.43; 2 Corn. 5.8; Fil. 1.23, 2 Tes. 1.7-9; Apo. 20.11-15).